Las mujeres, el liderazgo y el paradigma colaborativo

Con los pies en la tierra y alas para volar llegamos las mujeres a este mundo en red.
Hoy el paradigma colaborativo ha cambiado el modelo de liderazgo. Antes el poder era algo que estaba arriba, había que subir, ascender, a veces hasta trepar. Había que conseguir más y más poder como fuera: competir, pisar cabezas, dejar afuera a los demás, ganarle a los hombres y a las demás mujeres.
Al comprender el funcionamiento de las redes humanas, se instala el paradigma colaborativo. Y ser líder ya no es más estar arriba, ya que las redes son sistemas abiertos de conectividad ilimitada. El mayor poder que se puede tener en la red es ser un nodo particularmente atractivo, un hub: recibir, atraer y redistribuir gran cantidad de conexiones, ideas, proyectos, conocimientos, saberes. Todo lo que uno aporta y comparte en la red genera un movimiento, una dinámica que multiplica, viraliza, reproduce.
¿Qué hace falta para ser un gran conector? Vocación, confianza en que el sistema funciona. Además, para ser un hub o gran conector necesitamos desarrollar habilidades múltiples en diferentes ámbitos con personas diversas.
No es casual que este paradigma colaborativo nos quede como un guante a las mujeres porque somos generadoras de vínculos, creadoras de redes, desatanudos – no nos gusta cortar un conflicto con un hacha, sino que vamos tratando de resolver los problemas por otro lado-. Es así mujeres, este nuevo modelo de liderazgo nos queda cómodo y nos hace bien.

 

Dra. Sonia Abadi

Por |2018-12-21T13:39:00+00:0021/12/2018|Categorías: Mujeres, Noticia destacada|Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario