Revista Genoma

Estuvimos participando, junto con otros miembros de Nutrición 10 Hambre 0, de un artículo para la revista Genoma. Aquí les dejo el link para que puedan ver la nota, deben seleccionar el número de 67 de edición: http://www.revistagenoma.com.ar/2011/ediciones.php

Además les acerco el texto de la pequeña columna con la que participe:

¿Cómo se logra el Efecto Red?: la idea, los conectores, el contexto.
Dra Sonia Abadi
Un día del mes de mayo alguien dijo una frase inspirada, y otro estaba allí para escucharla. La frase cayó en terreno fértil e inspiró una inquietud que se transformó en impulso. La preocupación por el hambre ya estaba, el sueño de una nutrición saludable empezó a tomar forma. El primer elemento del efecto red ya se estaba gestando: una idea poderosa, sencilla en su transmisión, rica y compleja en su esencia. Había que llamar a jugar a los conectores, esos nodos particularmente atractivos que en la jerga de las redes se llaman hubs, los que atraen y distribuyen la mayor cantidad de conexiones. Y llegó la primera convocatoria: unos veinte amigos, conocidos de otros proyectos e intereses, un espacio acogedor en una casa. Cada uno se entusiasmó, se comprometió, pero más aún, todos se sintieron deseosos de compartir, divulgar, integrar a muchos más. Todos ellos correspondían a algún estilo de conector o a varios de ellos a la vez: los que necesitan contagiar ideas, los que saben conectar personas, los que disfrutan motivando.
¿Qué faltaba? Una sutil y profunda lectura de lo que el contexto estaba preparado para sentir y pensar, para descubrir y aceptar. Y el tema del Hambre O sumado a la idea de Nutrición 10 resonaba de múltiples maneras en las emociones, valores e intereses de nuestra sociedad. Y se produjo el “milagro” que no es otra cosa que el Efecto Red: la propagación acelerada y expansiva de una idea, un proyecto, una decisión compartida. Hoy, a tres meses de la iniciativa, cerca de 1500 organizaciones se han “contagiado” de esta idea poderosa, Nutrición 10 Hambre 0 se ha “viralizado”, tejiendo una red con un fuerte anclaje en valores compartidos y un potencial de expansión que permite integrar diversidad de ideas, personas y recursos en una serie de acciones fecundas.
Pero más aún, los expertos en redes saben que el verdadero capital es la red misma. Hoy este entramado colorido de talentos, voluntades y vínculos podrá servir de sustrato a éste y muchos otros proyectos compartidos.

Abrazos.
Sonia.

Por | 2011-10-25T19:47:00+00:00 25/10/2011|Categorías: Pensamiento en red|Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario