¿Qué “software mental” será necesario para comprender este universo interconectado?

  Necesitamos otros
talentos, recursos y valores para ser capaces de navegar y transformar estos
escenarios tan complejos como inciertos.

En estos tiempos “que
corren”, las personas y las organizaciones que persisten en estructuras
lineales de funcionamiento están destinadas al aislamiento y al envejecimiento
prematuro, aún si están tan focalizadas en sus objetivos que no lo pueden
percibir.

Paradójicamente, las soluciones simples requieren una
alta capacidad de linkear datos y
procesarlos, de tomar decisiones fuertes en un tiempo breve e impulsarlas con
aplomo y seguridad. La percepción y la resolución en red, capitalizan la
diversidad, conectando ideas, saberes y hechos alejados o aparentemente
incompatibles.

El término red y la
expresión en red se utilizan actualmente en diversos campos, desde la
tecnología hasta los proyectos comunitarios. Sin embargo para trabajar
eficazmente en red es necesario conocer las leyes de funcionamiento que rigen
tanto las redes naturales como las artificiales, así como la interacción entre
ellas.

La gente
que posee naturalmente o desarrolla un pensamiento en red es la más apta para
formar redes y mantenerlas activas. Son aquellos que desarrollan diversos
talentos, intereses y experiencias en áreas a veces muy alejadas de su
profesión o actividad habitual. Si esas personas son además flexibles y
versátiles, agregan a la red su riqueza de modelos mentales y su gran
conectividad entre ideas, que les permiten exportar conocimientos de un área a
otra. Además estos individuos aportan los lazos humanos que han ido
construyendo en sus múltiples áreas de acción.

El desafío que propone
el Pensamiento en Red es transferir la vitalidad de la red natural al modelo
grupal y organizacional, evitando que se fosilice la potencialidad de cambio y
transformación característica de las redes vivas.
Por | 2013-07-16T20:24:00+00:00 16/07/2013|Categorías: Pensamiento en red|Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario