Más sobre el Iº Encuentro Argentino de Seguridad, Salud Ocupacional y Recursos Humanos

Pensar en Red sigue en Neuquén! Hoy es el turno del taller “Clima organizacional: arrimando propuestas de
acción”
 

Compartimos una síntesis de la conferencia inaugural “Pensar en Red: articulando personas y
organizaciones saludable-ment
e que se realizó ayer a las 19hs en el Aula magna de la Universidad del Comahue, Neuquén:

Los
nuevos descubrimientos en el área de las neurociencias, la psicología del
pensamiento y el comportamiento, y la dinámica de las redes vivas están dejando
obsoletos los programas educativos, los modelos clásicos de motivación y
liderazgo, y las formas tradicionales del management.

Necesitamos
generar espacios de reflexión y procesamiento conjunto de las ideas, las
decisiones y las acciones. Allí la diversidad de conocimientos, talentos y
experiencias, cobra un valor exponencial en el entramado e integración del saber
de cada uno.

Se
trata de un trabajo en Red, consistente con el escenario en Red en que se
presenta la actualidad.

 Las organizaciones tienden a
podar sus lazos débiles y a transformarse en círculos cerrados, y muchas veces
en trenzas debido a que las interacciones se realizan en general como
transacciones con fines utilitarios, objetivos preestablecidos y alianzas de
poder. Eso empobrece y rigidifica la estructura de la organización, la enferma,
y también enferma a las personas que forman parte de ella.
Cuando hablamos de Pensar en Red estamos buscando trabajar
simultáneamente sobre la diversidad, flexibilidad y dinamismo de las ideas y de
los vínculos entre las personas. Esto genera un clima de bienestar y desarrollo
en la gente, una mejor calidad en los vínculos y un mayor potencial de cambio,
crecimiento y sustentabilidad de la organización. Esto genera en las
organizaciones una integración vital, sensible, permeable y cambiante, y no un
conglomerado monolítico y fosilizado de profesionales, reglamentos y
procedimientos.
Con frecuencia en las organizaciones, en los intentos de sistematizar,
organizar y consolidar, las redes se endurecen, se cristalizan, se formalizan
demasiado y pierden flexibilidad, agilidad y capacidad de expansión. Se vuelven
demasiado jerárquicas o se transforman en círculos cerrados.
El desarrollo de las nuevas herramientas de comunicación y conectividad
pueden ser un soporte y un modelo para entender la conectividad. En otras
palabras, hoy sabemos mucho más acerca de la conectividad entre las neuronas,
las ideas y las personas, y podemos comprender cómo se constituyen las
comunidades ya que todas tienen en común un funcionamiento reticular, o sea, en
red. A partir de esto podemos trabajar más y mejor para generar mejores comunidades
de aprendizaje, de trabajo y de vida.
Pero también ciertas habilidades, actitudes y valores que considerábamos
como ilusorias, colaterales o superfluas pasan a ser esenciales en este
universo en que estamos tan estrechamente conectados con todos y con todo. Hoy
la creatividad, la intuición, la empatía, la capacidad de generar vínculos,
pero también la curiosidad, el sentido del humor, la habilidad para jugar son
parte del capital individual y social de personas y comunidades. Y estoy segura
de que al igual que a mí no se les escapa que estas condiciones son clave para
el bienestar y la salud de las personas en el ámbito laboral.
Hace falta comenzar a pensar en Red, y aquellas
personas que tienen la responsabilidad de coordinar proyectos económicos y
sociales no pueden prescindir de los saberes emergentes que están transformando
nuestro modo de vivir y trabajar.
Hoy la dinámica de las redes complejas ha demostrado que todas las redes
vivas responden a las mismas leyes de funcionamiento y esto es así para las
epidemias, las campañas de marketing, la ecología. Y también para el
funcionamiento de las neuronas y el modo en que pensamos.
Pensar en red es una herramienta para promover procesos mentales conectivos
y creativos y construcción de vínculos.

Hoy cada vez más en las organizaciones hacemos trabajos que necesitan de
una mente abierta y conectiva. El trabajo rutinario, basado en reglas, del
hemisferio izquierdo, se automatizan, se subcontratan o simplemente lo hacen
las computadoras más rápido y más barato. Lo que importa son las habilidades
creativas y conceptuales del hemisferio derecho y más aún si están integradas
con el izquierdo.

Esta propuesta supera el concepto tradicional de capacitación: es
terapéutica y renovadora, ya que opera sobre el “software” mental y la
comunidad de la organización.

Pensar en Red es un espacio vital para procesar los grandes temas
de la organización, tomar decisiones acertadas y cuidar la salud de personas y
equipos. Flexibiliza las
estructuras mentales y la dinámica de los vínculos  hacia dentro y hacia fuera de la
organización, incrementando también la creatividad y la productividad.
Al Pensar en Red las ideas se conectan de más de un modo, llevando a la
resolución alternativa de conflictos, la innovación en la forma de hacer las
cosas y la confluencia de recursos que parecían distantes, expandiendo las
redes organizacionales.

                                                                         

Dra. Sonia Abadi

 

Por | 2013-03-26T19:22:00+00:00 26/03/2013|Categorías: Pensamiento en red|Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario