¡La tarjeta no va más!

¿Qué pasaría si, cuando nos encontráramos con alguien que nos resulta interesante,
dejáramos de darle una tarjeta personal con la expectativa de que nos contacte? ¿Qué pasaría
si generamos en esa persona un campo de interés diferente? Por ejemplo: intercambiando
ideas, buscando afinidades. Resultado: Dejaríamos de ser un trozo de cartulina en su lista de
espera, para pasar a estar flotando en su red. De esta forma, solo habrá que esperar que
alguna asociación de ideas le recuerde la conversación para volvera a estar en contacto. ¿Lo
probaron?

Por | 2018-07-13T14:49:46+00:00 13/07/2018|Categorías: Pensamiento en red|Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario