La dinámica de todas las redes vivas

En el escenario actual, nos hallamos conectados de múltiples maneras. En parte por lazos formales entre aquellos que comparten actividades, proyectos u objetivos. Pero también por lazos informales, tejidos por afinidades y sintonías imprevistas.
Intentando trabajar en red tendemos a usar nuestros lazos formales y crear redes configuradas por nodos unidos intencionalmente y links programados de modos preestablecidos con fines predeterminados. Esto no es más que una red artificial.
Las redes vivas son otra cosa: son flexibles, versátiles y expansivas; están nutridas de múltiples conexiones, algunas predecibles, formadas por lazos fuertes o formales, otras aleatorias, de lazos débiles o informales. Sólo si conocemos el comportamiento de las redes vivas, y las leyes que las rigen, podremos navegar las redes de las que formamos parte, y crear nuevas redes acordes a nuestras necesidades.
Toda red artificial en la que están involucradas personas es una red viva que estará expuesta a los efectos de los lazos informales: subjetividad, aleatoriedad, pautas socioculturales. Desconocer estos efectos puede empobrecer, distorsionar o hacer fracasar un proyecto.
Las redes vivas, como las redes neuronales, los sistemas vivos, las redes de ideas o las redes sociales y organizacionales, comparten una misma dinámica, ya que responden a las mismas leyes de funcionamiento: los hubs o conectores acortan la distancia entre los nodos a un máximo de 6 grados de separación. Y cualquier lazo informal agregado a una red formal aumenta exponencialmente su conectividad total, acortando la distancia entre todos sus nodos. Esto nos sugiere que mientras más usemos nuestras redes vivas, más van a expandirse y fortalecerse. De nada sirve tejer una red si luego nunca se le va a dar utilidad; de ese modo nuestros links terminan fosilizándose y nuestra red pierde flexibilidad.
El Pensamiento en Red estudia la continuidad entre las redes vivas y su aplicación. Hoy necesitamos tejer y navegar las redes porque son el hábitat natural del las personas emprendedoras, creativas e innovadoras.

Por | 2010-03-19T19:10:00+00:00 19/03/2010|Categorías: Pensamiento en red|Tags: |Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario