Experiencia y Madurez

Creemos que la experiencia se adquiere
repitiendo una misma actividad a lo largo del tiempo. Sin embargo, en
ocasiones, el paso del tiempo rigidiza nuestra manera de hacer las cosas
y ahoga la creatividad, ya que la repetición ritualizada de una tarea genera nudos en la Red que actúan como resistencias a la innovación y al cambio.

A veces, el más experimentado es el menos creativo, ya que “se las sabe
todas” y no siente la necesidad de improvisar. Sin embargo, cuando las
experiencias han sido realmente transformadoras, es justo el más
experimentado el que tendrá mayor cantidad de recursos originales para
resolver una situación nueva.

Otras veces escuchamos decir: “Es
preferible contratar a alguien joven porque todavía no tiene las mañas
de los mayores”. De todas maneras habrá dos clases de mayores: los que
por la diversidad de sus experiencias, su apertura mental y su
curiosidad han ascendido a la categoría de expertos y aquellos que por
sus prejuicios y rigideces solo han reforzado sus nudos, se han llenado
de “mañas”.

Tradicionalmente, en los oficios se aprendía por
experiencia lo que hoy adquirimos de modo más sistematizado con la
capacitación especializada.

La profesionalización es un logro
de la educación actual y ha permitido dar profundidad y consistencia a
la formación. El riesgo es que se pierdan ciertos beneficios que se
daban en el aprendizaje de un oficio: la guía del maestro, la
posibilidad de experimentar desde el comienzo y no solo después de
obtener un título, la activación de habilidades que hoy se llaman soft.

El problema es que formamos profesionales recortando su sensibilidad y
originalidad durante años, y hoy les exigimos que recuperen esas
aptitudes al servicio de las nuevas organizaciones que valoran el factor
humano y la creatividad.

Además, la dedicación exclusiva y
excluyente al estudio de una carrera universitaria o a una actividad
profesional conducen a la estrechez de miras, los prejuicios y la
linealidad mental. El clásico nerd. El desarrollo de otros intereses, la
diversión, los viajes, las escapadas, si bien aparentan sustraer
energía al objetivo principal, llevan al crecimiento de la persona
total.

La formación especializada y la concentración excesiva
en un proyecto crean profesionales hipercapacitados en un área
específica, pero entorpecen el desarrollo humano. Así, encontramos con
frecuencia en puestos de responsabilidad a personas con una altísima
capacidad intelectual y operativa, pero relativamente incapaces de
enfrentar la vida con madurez, y con serias dificultades para
relacionarse con la gente.

Libro: “Pensamiento en Red”

• Apple iBookstore: https://itunes.apple.com/us/book/pensamiento-en-red/id765713786?mt=11
• KoboBooks: http://www.kobobooks.com/ebook/Pensamiento-en-red/book-hx6RQDb6lEiH1VFhifUB8A/page1.html

Por | 2014-04-04T14:24:00+00:00 04/04/2014|Categorías: Pensamiento en red|Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario