ESTAR EN RED, RECORRER LA RED

Cuando
estamos en Red, nos disponemos a reconocer a los otros como potenciales
fuentes de inspiración, en lugar de percibirlos como estorbos o
competidores.

Al articular el propio potencial creativo con el entorno, se incorporan al ámbito de trabajo todos los recursos y experiencias de cualquier área.
Una mente inspirada es capaz de establecer conexiones inéditas entre
datos diversos, y esta es la verdadera inteligencia organizacional que
ayuda a planificar, decidir y realizar.

Una Red compleja no se
limita al propio equipo u organización, sino que es capaz de
interconectar lo de adentro con lo de afuera y lo que está
jerárquicamente arriba con lo que está abajo, ya que las redes complejas
no tienen centro y sus conexiones son móviles. Así, permiten integrar
recursos propios y ajenos, y usar tanto las ideas del gerente como las
del cadete. Y, además, deshacer ciertas conexiones agotadas y establecer
nuevas.

El Pensamiento en Red opera en tres niveles
entramados: integrando el pensamiento intuitivo con el lineal, agregando
a la atención focalizada la atención flotante y activando la conexión
empática con las ideas y la creatividad de los otros.

De este
modo, nuestra conectividad hacia adentro y hacia afuera se multiplica y
se expande, y aparece la sincronicidad. Por su parte, la sincronicidad
nos brinda la sensación de ser personas afortunadas, aumentando a la vez
nuestra confianza en nosotros mismos y en los otros.

Libro: “Pensamiento en Red”

• Apple iBookstore: https://itunes.apple.com/us/book/pensamiento-en-red/id765713786?mt=11
• KoboBooks: http://www.kobobooks.com/ebook/Pensamiento-en-red/book-hx6RQDb6lEiH1VFhifUB8A/page1.html

Por | 2014-05-26T17:46:00+00:00 26/05/2014|Categorías: Pensamiento en red|Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario