En “El management del futuro”, Peter F. Drucker cuenta:

“El ferrocarril… no sólo creó una nueva dimensión económica, sino que también rápidamente cambió lo que yo llamaría “geografía mental”.
El e-commerce es a la Revolución Informática lo que el ferrocarril fue a la Revolución Industrial: un desarrollo totalmente nuevo, sin ningún precedente y del todo inesperado.
¿Por qué, por ejemplo, el ferrocarril cambió tanto la geografía mental como la económica en Occidente, mientras que el barco de vapor –con un impacto semejante sobre el comercio mundial y el tráfico de pasajeros- no produjo lo mismo? ¿Por qué no se produjo una “era del barco de vapor”?
Se trataba de una actitud mental que aceptaba –y hasta puede decirse que recibía con los brazos abiertos- inventos e innovaciones. Una actitud mental que, más que aceptar, recibía con los brazos abiertos a los nuevos productos y servicios.”

{Peter Drucker}

Comentario de Sonia AbadiPensándolo en términos de redes, pareciera que el barco de vapor sólo transitaba redes preexistentes, en tanto el ferrocarril creó nuevas redes, y este parece ser el disparador de la nueva actitud mental. La “nueva geografía mental” no se limita a las conexiones lineales sino que se atreve a generar conexiones donde nadie las había imaginado: en los espacios, entre la gente, entre las ideas.

Por | 2006-06-06T20:43:00+00:00 06/06/2006|Categorías: Pensamiento en red|Tags: |Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario