El síndrome de Burn-out

Cada vez más se habla de la capacidad empática como una habilidad soft necesaria en los
líderes y miembros de un equipo. Valorar la diversidad, no discriminar al que piensa diferente,
ponerse en los zapatos del otro, comprender y acompañar emocionalmente. Pero… ¿se puede
ser empático “por decreto”?
La auténtica empatía es la capacidad de dejar en suspenso las ideas preconcebidas para
intentar percibir al otro en sus emociones y su subjetividad. En esta búsqueda, podemos
alcanzar lo que se denomina como síndrome de burn-out, algo así como “estar quemado”.
Aparecen síntomas como el agotamiento, la irritabilidad, la pérdida de sentido de la propia vida,
con disminución de la autoestima, indiferencia y apatía.
La empatía es abrirse a la red humana, que no está hecha de convenciones sociales, tráfico de
influencias y contactos por conveniencia, sino de afinidades, complicidades emocionales y
valores compartidos.

 

Por |2018-07-19T18:38:37+00:0019/07/2018|Categorías: Pensamiento en red|Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario