EL EFECTO EUREKA

En general, tanto el miedo como el interés excesivo en lograr una meta bloquean nuestra capacidad de pensar. Por eso, al intentar forzarnos a recordar algo o a resolver un problema, los resultados se nos escapan. En cambio, las soluciones aparecen en forma espontánea cuando nos relajamos y nos distraemos del tema, o cuando estamos pensando en otra cosa. Relajarse significa no ofrecer resistencia. Cuando esto sucede, el conocimiento se construye y se revela “a través” de uno.

Es conocida la historia de Arquímedes, aquel matemático y físico griego a quien el rey Hierón de Siracusa le pidió que certificara la pureza de una corona de oro. Dado que la condición era que no debía fundirla ni dañarla, no era fácil calcular el volumen de ese cuerpo sólido de forma irregular.
La leyenda cuenta que, al dejar su laboratorio para darse un relajante baño de inmersión, se le reveló el misterio. Se sintió flotar, pensó en el agua que su cuerpo desplazaba, evocó la corona, y descubrió lo que hoy conocemos como principio de Arquímedes. Arquímedes salió corriendo desnudo por las calles de la ciudad, gritando: “¡Eureka!” (“Lo encontré”).
La anécdota parece mostrar cómo, al agotarse la mente en sus esfuerzos de encontrar una solución por la vía lineal, se comienza a percibir la Red y aparece la respuesta buscada.
Libro: “Pensamiento en Red”
• Apple iBookstore: https://itunes.apple.com/…/…/pensamiento-en-red/id765713786…
• KoboBooks: http://www.kobobooks.com/…/book-hx6RQDb6lEiH1VFh…/page1.html

Por | 2015-04-08T20:21:00+00:00 08/04/2015|Categorías: Pensamiento en red|Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario