Del círculo a la red: ¿acaparar o compartir?

Muchas veces aspiramos a ser parte de un círculo poderoso, esperando recibir favores, ventajas o beneficios. Y si quiero hacer crecer mi proyecto o empresa, busco el respaldo o el refuerzo de ese capital de contactos “importantes”. Esos contactos se cuidan, se reservan, se trata de no agotarlos, ya que una vez que se los usa, no se puede volver a recurrir a ellos. El resultado es que si estoy iniciando un proyecto y necesito ayuda, no los voy a convocar hasta que el proyecto tome forma definitiva, para no molestar con cosas menores. A su vez, no comparto ni presto mis contactos a otras personas, ya que me los podrían “quemar”. Además cuando pido ayuda a estas personas “importantes”, dependo y quedo en deuda.
Algo bien diferente sucede con mis conexiones informales, amigos, compañeros de deportes, conocidos de un viaje, amigos de mis amigos. Toda gente diversa, con intereses en ámbitos diferentes a mi trabajo, con afinidades y complementariedades vitales conmigo. Estas conexiones, a veces azarosas pero siempre interesantes, tienen la cualidad de que cuanto más las uso, más vitales y activas se mantienen. Por eso, me conviene compartirlas y prestarlas, ya que así se fortalecen. Puedo hacer de puente, de facilitador, de “celestino”, entre dos o varias personas. 

Más en:
http://www.elpuntodeequilibrio.com/Articulo/Vista/Del+circulo+a+la+red+acaparar+o+compartir

Por | 2015-12-16T18:22:00+00:00 16/12/2015|Categorías: Pensamiento en red|Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario