Conclusiones a partir de un taller dentro de una organización

La actividad construyó una red conceptual y relacional que sirvió de soporte a la aventura de explorar la propia creatividad.
En una primera etapa, los integrantes se descubrieron y mostraron, a veces hasta con sorpresa y júbilo, como potenciales artistas, capaces de imaginar, crear y proyectar en cualquier área, aún alejada de sus tareas específicas.
Cada uno de los participantes se atrevió rápidamente a trascender sus propias fronteras. Entre todos, los miembros del grupo revelaron aptitudes secretas, descubrieron afinidades imprevistas y construyeron alianzas creativas.
El funcionamiento en red les posibilitó reconocer su propia área de influencia, aceptando la de aquellos en su entorno, incorporando los recursos del adentro y del afuera, con toda su riqueza. Cada uno se identificó como parte de una red de recursos que trasciende los propios, los del equipo y hasta los de la propia organización.
Asimismo, y en una evidente afinidad entre la cultura de la empresa y los objetivos de nuestro Modelo de Pensamiento en Red, se revela una fecunda circulación entre el desarrollo profesional y personal de los ejecutivos que se comprometieron con este trabajo.
Las aplicaciones en el trabajo que se identifican para estos conceptos van desde “focalizar oportunidades de mejora en nuestros métodos y productos”, hasta la posibilidad de “modificar los paradigmas y tener la libertad de cuestionar cuando algo se realiza siempre de la misma forma”, la “detección de los enemigos de la creatividad” y el valor de “estimular la creatividad de aquellas personas que quieren y pueden”.
En el escenario laboral esto se refleja en “analizar y consensuar”, “dar espacio a la gente en el equipo para opinar y proponer” y “entender la diferencia entre comunicación e información”. Facilita dejar las jerarquías momentáneamente en suspenso al “relacionarse con los compañeros hacia arriba y hacia abajo”, y también permeabiliza las fronteras entre el adentro y el afuera de la organización, mejorando por ejemplo “la negociación con clientes y proveedores”.
Desde comentarios que destacan la utilidad de lo incorporado para la “identificación, planteo y resolución de problemas”, se evidencia la capacidad de desembarazar a la organización de “prejuicios y ataduras”, de automatismos, de los “falsos problemas o conflictos”. En el día a día, esto se refleja en “buscar soluciones a los problemas en la red, y no en forma lineal”.
“Mantener mi vida más conectada a la red” o “aprovechar estas técnicas para repensar aspectos personales y laborales” son comentarios valiosos. Sólo la transferencia de conocimientos y experiencias entre diferentes áreas tanto laborales como vitales, construye ese perfil profesional con valor agregado, que denominamos sabiduría: “ya he comenzado a desatar nudos y tejer redes”.
“Conectividad hacia adentro y hacia fuera. Experiencia reveladora más allá de lo intelectual.”

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario