Ciencia y tecnología, un romance que recién empieza

Estamos percibiendo realmente la convergencia entre los avances científicos y el desarrollo tecnológico?  Un ejemplo ya reconocido lo ofrecen los diagnósticos médicos, beneficiados sin duda por la nueva y sofisticada aparatología. Quizá lo que todavía no se está percibiendo en su magnitud y proyección son algunos nuevos y fecundos lazos entre la Ciencia, la Tecnología y quizá también las Artes.
La ciencia de las redes, impulsada por las empresas de tecnología, integra los nuevos descubrimientos acerca de las leyes que rigen el comportamiento de las redes vivas. Las tecnologías de la comunicación han modificado la noción de espacio, de tiempo y también la de los límites de la persona. Aparecen conceptos como el de “inteligencias en conexión”, smart world, co-creación, para expresar la colaboración y la innovación generadas en la interfaz entre múltiples actores, y enraizada y propagada gracias al soporte tecnológico.
En el plano de las relaciones, estos nuevos conceptos nos enseñan cómo ser parte de las redes humanas, navegarlas y diseñarlas. En la misma línea, hoy la web no es simplemente un depósito descomunal de datos, sino el instrumento que enlaza las ideas propias con las de toda la red de inteligencias.
El universo en red que compartimos, disfrutamos y padecemos hoy es la consecuencia de la evolución de la mente humana y del desarrollo del conocimiento y la tecnología. Pero es, a la vez, la causa de la necesidad de aggiornar nuestros modelos mentales.
Hoy estamos asistiendo a una sorprendente convergencia tecnológica, científica y cultural. Por primera vez en la historia, la capacidad mental descomunal y la conectividad infinita de los grandes genios están a disposición de cualquiera. Una herramienta que extiende los límites del cerebro y el pensamiento se encuentra a nuestra disposición: la web. esa red virtual creada en su origen para conectar a los investigadores de todas las universidades y compartir sus descubrimientos.
Allí está todo disponible y al alcance de todos. Pero es además la oportunidad para las mentes creativas de cruzar los datos a su manera, y muy especialmente de encontrarse con otras mentes sabias, abiertas e innovadoras.
Clarín. Columna Opinión. 17/3/2016. 

Por | 2016-03-18T17:05:00+00:00 18/03/2016|Categorías: Pensamiento en red|Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario