Bohemian Rhapsody, algunas cosas que nos deja pensando…

Con frecuencia, escuchamos historias acerca de personas muy talentosas que sufrieron de diferentes formas de locura, casi como si la creatividad y el sufrimiento mental estuvieran fatalmente relacionados. Esto nos asusta, y no quisiéramos activar ese poder diabólico en nosotros mismos y menos aún en nuestros hijos.

El talento tiene un fuerte componente innato y, en general, comienza a expresarse muy tempranamente, a veces en forma directa y evidente, y otras a través de conductas anormales o hasta de aparentes deficiencias.

Los niños particularmente talentosos se encuentran en la situación del heredero de un gran capital, aún sin recursos emocionales para saber administrarlo.

Estos niños requieren de sus padres y maestros ciertos cuidados especiales que puedan favorecer el desarrollo del talento junto con la maduración de la personalidad total. Los modelos de crianza y educación deberán brindarle las condiciones adecuadas para crecer sin angustiarse ni desorganizarse, creando un equilibrio dinámico entre contención y libertad, límites y espacio. En caso contrario, su salud mental estará en peligro.

Aquí la calidad del ambiente y más adelante, las oportunidades y el azar juegan un rol clave en el desarrollo del talento así como en el destino de la persona. Músicos precoces y deportistas sobresalientes son ejemplos conocidos de estas alternativas. Algunos caen en manos de maestros o entrenadores poco éticos o poco preparados en el plano emocional, que no saben resistir la tentación de explotar a la persona para saquear la veta del talento, a veces con la colaboración imprudente de la familia.

Lo interesante es que esto mismo ocurre con el Ser creativo, el artista en potencia que también forma parte de cada uno de nosotros.

 

Dra. Sonia Abadi

Por |2018-12-21T14:35:57+00:0021/12/2018|Categorías: Libro Pensamiento en red, Noticia destacada, Pensamiento en red|Sin comentarios

Sobre el autor:

Médica, psicoanalista, consultora en creatividad, innovación y redes humanas.

Deje su comentario